Ambiente preparado – Mobiliario: mesa y silla infantil

Uno de los aspectos Montessori más importantes en los que se sustenta gran parte del método es el ambiente preparado, así que hoy vengo a hablaros de una de las partes de este ambiente como son la mesa y las sillas como parte del mobiliario adaptado.

María Montessori fue la primera en adaptar el mobiliario de las aulas cambiando los pupitres grandes y pesados por mobiliario adaptado a la fuerza y estatura de los niños.

Cuando todos pensaban que era mejor enganchar la silla al pupitre para no escuchar los molestos ruidos de los niños arrastrando las sillas, ella eliminó este tipo de mesas para ofrecer a los niños mesas y sillas pequeñas que ellos fuesen capaces de levantar y transportar, ofreciendo así la posibilidad de moverse en libertad y dándoles la oportunidad de perfeccionar este movimiento.

María Montessori revolucionó las aulas, en este aspecto, y en muchos otros, marcando un antes y un después. El ambiente preparado alcanza una gran importancia ya que influye directamente en el niño que absorbe el ambiente con su mente absorbente para la formación de su carácter y para la formación de su persona. Es por ello que, bajo esta visión, cuidó hasta el último detalle del ambiente convirtiéndolo en el propio maestro del niño.

El ambiente preparado debe permitir al niño moverse en libertad para saciar sus necesidades de forma autónoma y respetando su ritmo individual. Con él estaremos propiciando la educación de la voluntad y el desarrollo del autocontrol que el niño trabaja cuando está practicando estos movimientos con su propio cuerpo.

Cuando los niños realizan ejercicios de Vida Práctica en el ambiente se están esforzando por llevar a cabo la intención de sus movimientos para perfeccionarlos cada vez más. Es por ello por lo que se le dan tanta importancia a estos ejercicios que le prepararán para ejercicios posteriores más complicados.

En nuestras casas es muy importante tener una mesa y silla adaptadas al tamaño de los niños. Esto le permitirá tener un lugar en el que sentarse cómodamente a jugar, a dibujar, o simplemente a pensar. ¿Os imagináis no tener una silla en toda la casa donde poder sentarnos cómodamente siempre que quisiésemos y una superficie donde poder hacer nuestras cosas? Las mesas y sillas grandes donde el niño no puede acceder fácilmente (incluso a veces imposible sin nuestra ayuda) son un gran obstáculo.

Al principio puede parecernos un gasto que podemos ahorrar pero bajo mi experiencia os digo que es una de las cosas que más amortizadas están y que realmente hay muchas otras de las que si podríamos prescindir, pero esta no es una de ellas.

En nuestra casa, desde que nuestros hijos más mayores (10 años) tenían sobre un año y medio, que han pasado varias mesas y sillas.  Al principio nos pareció que sería algo que se quedaría pronto pequeño y no quisimos invertir mucho en ello… tuvimos unas sillas que al sentarse eran tan flojillas que a la mínima los peques se caían, una mesa de madera que era imposible de limpiar si se pintaba en ella… lo barato nos salió caro ya que hemos tenido que ir cambiando, así que mi consejo en este tema, es que invirtáis en una mesa y sillas de calidad, porque es algo que se usa mucho, mucho, mucho.

La mesa y sillas que os enseño en este post es mobiliario infantil de calidad y no es para nada comparable (a día de hoy) en lo que podemos ver en la tienda sueca, que no estoy en contra de ella ni mucho menos pero en este tipo de muebles la diferencia es abismal, al menos en comparación con las mesas y sillas que hemos probado.

Los modelos concretos de la mesa y las sillas que tenemos son el modelo Europa de Hermex. Nuestra altura es una T3 pero se pueden escoger diferentes alturas en Hermex. Dado que tenemos peques de 4, 8 y 10 (el de un año todavía no se sienta en ella) la talla 3 es una altura en la que todos pueden sentarse cómodamente. En Hermex encontráis un catálogo específico de mobiliario Montessori muy interesante por si queréis echarle un vistazo.

El acabado de la madera es redondeado en todas sus esquinas por lo que nos resulta super segura hasta cuando se apoya el pequeñín en las sillas y en la mesa.

Y un plus que me encanta dado que tenemos muchas sillitas es que sean apilables. No es algo que hagamos todos los días, ya que cuestan un poco de encajarse y los peques no pueden hacerlo solos, pero va muy bien poder ponerlas así cuando vamos a limpiar o cuando las queremos apartar para hacer alguna actividad o juego que requiera más espacio

Las sillas son muy muy estables y soportan que los peques se apoyen en ellas en momentos de concentración máxima.

La superficie, aunque sea blanca, es muy fácil de limpiar, algo que para mi es muy importante ya que los peques siempre están pintando en ella, haciendo manualidades… para pintar con pincel ponemos protección pero para pintar con rotuladores no, y hasta ahora las manchas se han quitado muy bien.

Limpiar la mesa es una actividad de Vida Práctica Montessori que a mi peque le encanta. Preparamos una bandeja con una jarra de agua, un bol, una esponja, jabón y un paño de cocina.

Situamos la bandeja en una mesa de suelo al lado de la mesa para dejar la superficie totalmente libre.

Limpiar la mesa supone un control corporal y del movimiento que va desde verter el agua de la jarra, apretar el botón del jabón, enjuagar la esponja… hasta limpiar con movimientos circulares la mesa, enjuagarla y secarla.

También implica ponerse y quitarse el delantal. Éste lo hice yo con velcro convirtiendo un paño de cocina.  De esta forma se lo puede abrochar y desabrochar él solo. En breve os enseño en el blog cómo lo hice porque es facilísimo!

Con las Actividades de Vida Práctica los niños aprenden a controlar su cuerpo, sus movimientos y al mismo tiempo lo preparan indirectamente para el lenguaje, matemáticas… y muchas otras habilidades útiles para la vida, en definitiva ayudan a la normalización del niño  en su definición más montessorioana.

“El paso entre los dos estadios siempre tiene lugar después de un trabajo realizado por la mano sobre los objetos, trabajo acompañado de concentración mental. Hemos llamado a este fenómeno psicológico que recuerda la curación que obtiene el adulto del psicoanálisis, <<normalización>>” (Montessori, La mente absorbente del niño, 1986 p. 186)

Si no queréis perderos ninguna entrada o vídeo os invito a que os suscribáis o a que nos sigáis en Facebook, Instagram o nuestro Canal de YouTube!  Si te ha gustado esta entrada y crees que pudiera servirle a alguien más… COMPARTE!  Gracias!!

TIENDA MUMUCHU

TIENDA MUMUCHU

En la sección de material Montessori encontrarás todo lo que necesitas.

Últimas Publicaciones

Las Líneas del Tiempo Montessori de Escuela Viva
Aprender Letras con Carreteras + Imprimible + Casas Lubulona

Entradas relacionadas

4 Comentarios. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú