Just Blocks: un juego de construcción muy original

Ya sabéis que los juegos de construcción son un «must» en casa, así que no podía faltar en nuestras recomendaciones navideñas incluir uno de ellos. Además, el juego de construcción que te enseño en esta entrada es un juego de construcción súper original con unas piezas tan sencillas que resultan muy peculiares.

Se trata de los Just Blocks, un juego de construcción libre cuyas piezas son cubos, placas de madera de dos tamaños y pequeños palitos de madera.

Las grandes posibilidades que ofrecen estas piezas hace que resulten ideales para inventar cualquier cosa que los niños deseen.

A mis peques les encanta combinar este juego con los coches de metal de Goki pero realmente pueden usarse para construir cualquier cosa que puedan imaginar.

 

En estas foto, por ejemplo, construyeron un parking de coches con una carretera/rampa frente a él.

Donde también habían casas que de repente se convertían en gasolinera o taller…

Es un juego de construcción en el que pueden construir de igual forma tanto niños pequeños como mayores ya que se van adaptando a la edad de cada uno. La edad recomendada es a partir de 3 años pero si se quitan los palitos pequeños es ideal para niños más pequeños, ya que los cubos y las placas son perfectos para ello. De hecho, se vende una caja solo con los cubos y están recomendados desde 1 años de edad.

En cada una de las edades harán construcciones acordes a su edad ya que es el propio niño el que marca cómo jugar y toma sus propios retos adaptándolos a su tiempo y evolución. El propio niño dirige el juego decidiendo qué tipo de construcciones hacer, si crear una simple torre con cubos o crear una gran estructura, si hacer una carretera o hacer un puesto de mercado…

Mis peques más mayores (12 años) también juegan con los bloques y hacen construcciones preciosas en las que los más peques colaboran con sus aportaciones. Aquí crearon entre todos un super parking utilizando la estantería del propio mueble de juego (justo el otro día os lo enseñaba en detalle en este post)

Consistía en una larga carretera que desembocaba en cada hueco de la estantería. Cada agujero era la casa de cada coche y para acceder a ella construyeron varias rampas de las que iban tirando los coches.

Luego se les ocurrió construir dentro de cada casa un puente, para ver si los coches pasarían por debajo de él al tirarlos, algunos chocaban y se derrumbaban, otros pasaban por debajo… en definitiva, una fiesta total.

La forma tan sencilla de sus piezas hace que el niño las controle desde el primer momento y eso les permite poder proyectar en su mente de una forma fácil qué es lo que quieren construir. Con los bloques de construcción se trabaja la resolución de problemas y las habilidades de pensamiento espacial, ya que en las construcciones van surgiendo problemas que irán resolviendo.

La planificación inicial de aquello que quieren construir es lo que marca el proyecto pero a lo largo de toda la construcción van cambiando las piezas constantemente para adaptarse a nuevas necesidades que van surgiendo de juego. Esto es una de las partes más divertidas, ya que significa que una vez construido continúan interaccionando con el juego, mezclan construcción con juego simbólico y de esta forma van surgiendo nuevas ideas y la necesidad de crear nuevos espacios sin límites.

En el proceso de construcción los niños irán probando a modo ensayo-error sobre las características de construcción de las piezas, de forma que poco a poco van aprendiendo la física y el comportamiento de estas. Esto les permitirá evolucionar en sus proyectos que irán siendo cada vez más complejos .

Con el juego de construcción las niñas y niños van practicando la psicomotricidad fina y la coordinación mano. 

Nosotros tenemos el kit de 366 piezas, que es el kit más grande pero hay diferentes cajas con menos piezas. Para que veas más o menos lo que da de sí una caja, en esta construcción por ejemplo, usaron prácticamente todos los cubos y en las cestas se ve las placas que todavía le quedaban por usar.

Los coches de metal de Goki son una preciosidad, en foto pueden parecer los típicos pequeños pero si te fijas bien en la proporción de sus manos son bastante más grandes, casi como la palma de una mano mía.

Son coches fuertes, perfectos para ser jugados como tal sin problemas, algunos de ellos abren sus puertas, otros tienen mecanismo retráctil de los que si tiras el coche hacía atrás sale corriendo.

La calidad de estos coches es inmejorable, en mi opinión, los mejores de este estilo y con un tamaño ideal.

Si te han gustado estos materiales puedes encontrarlos en la tienda Jugar i Jugar, aquí te dejo los enlaces.

Si no queréis perderos ninguna entrada o vídeo os invito a que os suscribáis o a que nos sigáis en Facebook, Instagram o nuestro Canal de YouTube!  Si te ha gustado esta entrada y crees que pudiera servirle a alguien más… COMPARTE!  Gracias!!

TIENDA MUMUCHU

TIENDA MUMUCHU

En la sección de material Montessori encontrarás todo lo que necesitas.

Últimas Publicaciones

Mini Mundos Realistas de Animales Schleich + Imprimible
Mini mundos pastel Oursiwood

Entradas relacionadas

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • Hola, tengo un hijo de 16 meses y estaba dudando entre el Just Block y los bloques gigantes de madera natural Grimm’s que se ven en la foto del fondo de tu publicación. No sé con cuál de los dos jugará más. ¿Tus hijos han jugado mucho con el segundo? ¿Cuál me recomendarías? De entre estos dos o incluso otros. Muchas gracias

    Responder
    • Hola Laura,
      los bloques gigantes de Grimm’s son una pasada, mis peques han jugado muchísimo con ellos, ya que son bloques que tienen formas diferentes y son muy estables, así que son totalmente recomendables también.
      Un saludo!

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú