Ideas para transformar una terraza/patio en un «jardín»

Hace un par de años aproximadamente que hicimos una mudanza y nos pusimos a vivir en un piso de alquiler, una de las características que más nos gustó del piso fue su gran terraza y, aunque en aquel momento no era más que un patio pavimentado con 4 paredes, poco a poco la hemos ido convirtiendo en un pequeño «jardín» en el que los peques pueden disfrutar y descubrir la naturaleza en primera persona.

En el blog, ya he publicado varias entradas con algunos cambios que hemos ido haciendo a lo largo del tiempo, pero en el post de hoy, te muestro tres de las ideas fundamentales que hemos llevado a cabo y que nos han ayudado a transformar nuestra terraza o patio en un pequeño «jardín».

Para que veas esta transformación en la siguiente foto puedes ver el estado original de la terraza cuando llegamos.

El primer paso fue pintar las paredes de blanco para tener un espacio más limpio, en segundo lugar, colocamos un cañizo en la parte superior del muro bajo, para conseguir un triple objetivo: dar un poco más de intimidad, conseguir igualar la misma altura que el resto de paredes y romper un poco la estética plana que ofrecen las paredes lisas. En tercer lugar nos decidimos por poner un césped artificial en toda la terraza que ofrece ya de por sí, un aspecto mucho más ajardinado.

Otra de las claves para conseguir que una terraza tenga un aspecto ajardinado es intentar situar elementos sobre las paredes. Uno de los problemas que tiene una pared lisa completamente blanca es que refleja muchísimo la luz del sol y en ciertos momentos deslumbra muchísimo, hasta tal punto que necesitas salir con gafas de sol, además, tampoco resulta muy atractiva a la vista. Es por ello, que elementos como una celosía, un jardín vertical o jardineras con plantas son un recurso perfectamente válido para conseguir nuestro propósito.

1. Pared con celosías de madera y plantas colgantes o enredaderas

Las celosías son ideales cuando tenemos una pared a la que queremos darle ese toque más natural, ya que de ella podremos colgar plantas o crear una pared vegetal con plantas enredadera.

Una de las plantas que hemos puesto es una buganvilla para que poco a poco vaya subiendo a través de ellas.

El simple hecho de poner celosías ya viste la pared con una textura elegante y bonita, que ofrece otro aire más natural al ambiente. Existen muchos modelos de celosías de diferentes materiales, diferentes tamaños y diferentes entramados. En nuestro caso nos decidimos por unas celosías de madera con un entramado de listones cruzados, este modelo en concreto se trata de la celosía Vito de Nortene que está fabricado en madera de pino con tratamiento autoclave que lo hace apto para exteriores.

Podemos colgar en ellas varias macetas con plantas con distintos tipos de soportes. Esto nos permitirá darle ese toque verde a las paredes.

2. Jardineras de madera con plantas

Otra de las claves para ajardinar una terraza es incluir una gran variedad de plantas, y una de las mejores formas para conseguirlo es colocando algunas jardineras y si además estas jardineras son de madera también ayudan a ofrecer un ambiente con el estilo que estamos buscando. El modelo por el cual nos decidimos son las jardineras de madera Gaia también de la marca Nortene, las cuales hemos dispuesto en la parte inferior de las celosías y las hemos llenado con plantas.

Las jardineras nos ofrecen la ventaja de poder tener más tierra que en una maceta y eso nos permitirá poder tener plantas más grandes que van a crecer más felices.

Hay que tener en cuenta que una jardinera llena de tierra tiene un peso considerable, este modelo dispone de asas para facilitar el transporte y poder moverlas de un lugar a otro.

Tener varias jardineras del mismo modelo, aporta cierta uniformidad en la estética de nuestra terraza-jardín. Tienen la altura ideal para que los peques puedan cuidar de las plantas regándolas, quitando las hojas secas…etc.

Al igual que la celosía están tratadas con autoclave que las hace resistentes tanto al agua de riego como a la intemperie.

3. Un Jardín vertical en la pared

En nuestro afán por «naturalizar» las paredes blancas decidimos poner un jardín vertical que le diera ese toque ajardinado y al mismo tiempo quitase ese blanco que nos deslumbraba con el sol. Para ello, usamos varios paneles de un metro por un metro de un jardín vertical elaborado con plantas artificiales de Helecho de la marca Nortene.

Estos jardines verticales están formado por cuadrantes unidos en un sistema de clic para poder adaptarse al tamaño que se necesite cubrir. Así que lo que hicimos fue extenderlo todo en el suelo, y redistribuir varios cuadrantes para que se adaptasen a la forma que necesitábamos. Para poder soltar fácilmente los cuadrantes usamos un martillo de orejas para usarlo como palanca.

Después fuimos uniendo los diferentes jardines y los cuadrantes que habíamos redistribuido para formar un gran jardín vertical unido.

Para fijarlo a la pared lo hicimos con algunos clavos que fuimos distribuyendo por el perímetro del jardín.

Ha quedado una pared verde preciosa frente a la que hemos puesto los juguetes de exterior de los peques como la cocinita de jardín y la pizarra transparente, dando al espacio un aire mucho más natural.

A los peques les encanta este rinconcito verde donde poder trastear con la cocinita o hacer sus dibujos inspirados en la naturaleza.

Espero que estas ideas puedan servirte de inspiración y que te animen a crear tu propio espacio verde tanto de interior como de exterior en el que los peques puedan disfrutar del aire libre.

A continuación, te dejo un pequeño recorrido en vídeo que he compartido en mi cuenta de Instagram:

TIENDA MUMUCHU

TIENDA MUMUCHU

En la sección de material Montessori encontrarás todo lo que necesitas.

Últimas Publicaciones

Decorar la terraza con césped artificial
10 Actividades al estilo Montessori con plantas

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.