El Espejo de Experimentación como recurso educativo

No hace mucho os hablaba en este artículo sobre la importancia de los espejos en el ambiente preparado Montessori, y hoy os quiero enseñar otro tipo de espejo muy diferente en el cual el niño puede hacer sus propios experimentos y llevárselo de un lugar a otro sin miedo a que se rompa.

Se trata del Espejo de experimentación que se compone de una base y tres paredes de madera con un espejo en la parte interior de cada una. Al unir las cuatro piezas se transforma en una especie de caja o rincón para jugar con los reflejos de cualquier material que pongamos en su interior.

Este espejo de experimentación es un recurso que se utiliza en el enfoque Reggio Emilia como una invitación a la experimentación con los reflejos.

Este recurso es un material fantástico ya que sus posibilidades son muy grandes y el propio material resultan muy motivador. En el interior de la caja los niños pueden disponer los materiales de forma libre y descubrir un sin fin de imágenes caleidoscópicas que les resultarán muy atrayentes y que les servirán para llegar a grandes descubrimientos.

Es también muy útil para el área de matemáticas, ya que en él los niños podrán observar conceptos de simetría, simetría radial, series, patrones, multiplicación, ángulos…etc. Si quieres saber cómo ¡sigue leyendo!

Prácticamente podemos utilizar cualquier material dentro del espejo desde materiales naturales hasta piezas para mini mundos, piezas sueltas, materiales de construcción…etc. Lo único que tendremos que tener en cuenta es que deben adaptarse del tamaño de la caja para que nos permita hacer composiciones dentro. Para evitar rayaduras en el espejo de base se incluye una placa transparente para apoyar en ella aquellos materiales más duros y evitar así que se raye el espejo.

Podemos preparar una colección de objetos para jugar en el espejo en una Tinker Tray, que viene a ser una bandeja con diferentes divisores donde clasificamos las piezas para un mejor uso. Esta bandeja la puede preparar el propio peque o lo podemos hacerlo nosotros mismos con antelación.

Esta Tinker Tray es de mimbre y tiene un tamaño bastante grande, aquí hemos puesto: piñas, espirales de caña, esponjas de lufa, tapones de corcho, las setas de Miquelka, cañas de bambú, hojas artificiales de arce, calabazas artificiales y castañas. Con estos materiales el peque puede ir experimentando libremente en el rincón de espejos haciendo sus propias creaciones.

Cuando los peques apoyen los materiales sobre la base y el espejo frontal observarán que la imagen se duplica descubriendo así la simetría.

Así que podrán jugar a realizar diferentes dibujos.

Si el peque apoya sobre la esquina del espejo el dibujo se multiplica de forma que a medida que vaya colocando piezas se irá formando un dibujo circular donde se repite un patrón. Una forma preciosa de descubrir la simetría radial.

Así podrá crear preciosos dibujos que recuerdan a los mandalas.

Podremos hacer series en el espejo y veremos cómo los materiales se duplican.

Si alargamos esta serie hasta las dos paredes del espejo y nos asomamos hacia los costados, se produce ¡la magia de los reflejos! Nuestra serie se volverá infinita y podremos comprobar que sigue siempre el mismo patrón, solo encontraremos dos fallos ¿sabes dónde?.

Descubrimientos que producen el mejor de los asombros, el que se consigue con la propia experiencia.

Con las setas de Miquelka, comprobamos que si las apoyamos en una de las paredes las setas se multiplican por dos, se duplican. Podemos tocar 5 pero nuestros ojos ven 10. Con esto podremos iniciarnos en la multiplicación de una forma indirecta y por medio de la manipulación.

Si además de apoyar las setas sobre el espejo frontal lo hacemos sobre la esquina comprobaremos que ahora se multiplican por 4 y donde teníamos 6 setas, ahora vemos 24. ¿Las contamos?

También podremos experimentar creando diferentes formas que van cambiando según los espejos donde las apoyemos. Si tenemos un cuadrado de 3×3 y lo apoyamos sobre el espejo lateral este cuadrado se convertirá en un rectángulo 3×6, que es la unión de dos cuadrados de 3×3.

Y si apoyamos esta figura sobre la esquina volveremos a tener un cuadrado, pero esta vez el cuádruple de grande. Ahora tendremos un cuadrado de 6×6. Los más mayores incluso podrán llegar a la expresión matemática de que 32 x 4 = 36 = 6 x 6 = 9 x 4 Y aunque en estos momentos los más peques no puedan expresar de forma matemática estos descubrimientos sí que lo estarán interiorizando de forma indirecta.

También podrán crear diferentes formas radiales para ver qué dibujo se forma al situar las diferentes piezas. Cuando situamos las piezas en la esquina esto es lo que ponemos:

Y esto es lo que nuestros ojos ven al mirar por el espejo ¿No es precioso?

Podemos situar el espejo en una mesa o sobre una alfombra en el suelo para que el peque esté cómodo y pueda experimentar con él tranquilamente. Aquí lo situamos dentro de la cabaña de Kids Concept para crear un rincón más mágico si cabe.

Una forma maravillosa de fomentar la experimentación, la imaginación y la creatividad donde el niño es el protagonista de su propio aprendizaje.

¿Dónde se puede comprar el espejo de experimentación y lo demás accesorios?

En Jugaia podéis encontrar una gran selección de materiales de Piezas para Mini Mundos, Tinker Trays y Espejos de experimentación. Aquí te dejo el enlace a algunos de los productos que hemos mostrado en este post:

TIENDA MUMUCHU

TIENDA MUMUCHU

En la sección de material Montessori encontrarás todo lo que necesitas.

Últimas Publicaciones

Llega la Navidad a nuestro ambiente preparado
Materiales educativos Navideños y actividades con bandejas

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.